En la famosa isla de los museos en Berlín se encuentra el Museo de Pérgamo el principal museo de todos los que se encuentran en la ciudad. La principal razón por la cual esta exposición es tan a nivel internacional, es el hecho de que en sus pasillos no encontrara paredes colmadas de pinturas y estatuas por doquier, en su lugar podrá observar verdaderos monumentos de gran tamaño que dejarían boquiabierto hasta al mayor escéptico.

El Museo de Pérgamo es historia en todos sus aspectos

Nombrado el Museo de Pérgamo en honor al altar de Pérgamo el cual se encuentra en el interior del museo y también es conocido como el Altar de Zeus, este fue traído pieza por pieza a Alemania desde Turquía. Este traslado fue objeto de mucha controversia en su tiempo pero hasta el día de hoy se mantiene perfectamente conservado y se ha convertido en el principal protagonista de la exposición del museo en Berlín.

Gran parte de la colección que se expone en este edificio proviene de la antigua ciudad de pérgamo ubicada en Asia menor, hoy día esta tierra se conoce como Turquía. En el interior del edificio la obra se divide en tres muestras principales, la coleccione de antigüedades clásicas, el museo de oriente medio y el museo de arte islámico. Algo que debe saber es que el ala donde se encuentra el Altar de pérgamo ha estado cerrada al público desde el 2013 y se estima que su re-apertura será pronta.

Las principales obras exhibidas en el Museo de Pérgamo

Como ya mencionamos anteriormente, este museo se caracteriza por sus grandes monumentos, increíbles y enormes estructuras que harán que sus ojos se maravillen con el arduo trabajo de artistas principalmente del oriente. Entre estas obras en el Museo de Pérgamo podrás encontrar, la puerta de Ishtar un portal que daba paso a la antigua ciudad de babilonia hecho con hermosos ladrillos azules donde podrá observar dibujados varios seres representantes de la era mesopotámica.

También podrás observar la Portada del mercado de mileto, la prueba aun existente hoy día de los maravillosos que eran los antiguos mercados romanos, este quizás no se encuentre en las mejores condiciones, pero aun así vale completamente la pena observarlo. La Fachada de Muschatta lo que alguna vez fue un gran palacio omeya, hoy descansa en Berlín como un regalo de Jordania al país, una verdadera obra de arte.