Con una extensión aproximada de 2.6 km2 y el rio Elba corriendo libre a su lado derecho, el barrio de St. Pauli, más conocido como el barrio rojo, se ha convertido en uno de los sitios con más tráfico de turistas de la hermosa ciudad de Hamburgo. Principalmente jóvenes emprendedores que viajan en busca de diversión, entretenimiento, historia y música van a parar a estas calles y quedan maravillados con la enorme cantidad de actividades que pueden realizar en solo una noche.

Barrio de St. Pauli: Antiguas calles infames convertidas en centro de diversión para jóvenes y adultos

La historia del barrio de St. Pauli podrá ser muchas cosas pero le aseguramos que aburrida no es una de ellas. Para conocer mejor este barrio te vamos a contar un poco sobre sus orígenes.

En un principio se le conoció simplemente como Hamburg Berg para luego pasar a llamarse St. Pauli en honor a la catedral ubicada en el mismo, en un principio era visitado por marineros y pescadores solitarios que transitaban el rió Elbas, de allí vio sus inicios y se desarrolló como un centro de mercadeo, descanso y por supuesto se volvió hogar de una gran cantidad de mujeres desarrollando el trabajo más viejo de la historia.

De allí evoluciono hasta lo que vemos hoy, por supuesto la fama que tenía se le quedo, hasta el punto de aquí aún se le conoce como la casa del barrio rojo de Hamburgo y una considerable parte de los locales que se dedicaban a prestar estos servicios para caballeros aun están en vigencia, de hecho la Herbertstrasse, que es un callejón de unos 60 metros de longitud que exhibe a sus trabajadoras en anaqueles, y la Reeperbahn,considerada como la columna vertebral de la vida nocturna del barrio aún están abiertos al público adulto.

El barrio de St. Pauli, una clara exposición de lo diferente que es el mundo y las personas que en el habitan

Esta fama de “barrio del pecado” fue aplacada poco a poco con el paso del tiempo, ya que la música y el arte fueron tomando lugar y apropiándose del mismo. Y no es una sorpresa ya que en este único lugar existen una inmensa cantidad de bares, restaurantes y pubs que a los jóvenes amantes de la música seguro le encantarán. Como dato histórico importante que hay que mencionar el barrio de St. Pauli también fue la cuna de la carrera de 4 jóvenes de Liverpool que hoy son leyendas y son honrados en este sitio con una plaza en su honor.

Así es la Beatles-Platz, un espacio que recuerda a todos aquellos que los visitan que los mismísimos Beatles solían tocar en esos establecimientos cuando aún no eran nadie. Es increíble observar como calles de este icónico lugar como la Marktstrasse la cual expone lo último en moda, estilo y entretenimiento se combina en otras áreas con espacios como el Fischmarkt una lonja donde los pescadores comercializan sus más recientes capturas.

Mientras que a su vez se observan lugares como el estadio del F.C. St. Pauli donde los amantes del fútbol celebran las victorias y las derrotas de su selección con un tarro de cervezas y un plato de arenques. La vida nocturna tampoco queda de lado y lo mejor es que en las calles del barrio de St. Pauli podemos encontrar todo tipo de personas de todo el mundo y con algo que decir, sin duda este es un lugar que debes visitar obligatoriamente si decides visitar Hamburgo.

Muy bien delimitada, con calles hermosas, de fácil acceso y demostrando hoy como un conjunto de calles y callejones puede surgir desde la infamia para enseñarle al público en general lo que es el desarrollo social, tecnológico y mercante. El barrio de St. Pauli es un destino que debes agregar a tu lista.