Considerada como uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Múnich, la Iglesia de nuestra señora de Múnich expone una hermosa construcción del estilo gótico con dos imponentes torres de 99 metros de altura cada una. También conocida como Frauenkirche, este monumento al cristianismo católico se ubica en el centro de Múnich en la Frauenplatz y es una parada obligatoria para todos los que visiten la ciudad.

Construida sobre los restos de una antigua basílica románica, la Iglesia de nuestra señora de Múnich comenzó su edificación en 1468 y finalizo en 1525, es uno de los edificios góticos más grandes de todo el país. Sus dos torres se construyeron basándose en la cúpula de la roca en Jerusalén la cual tiene una influencia bizantina. Para realizar esta obra se utilizaron ladrillos rojos lo cual le da un aspecto sencillo pero sus dos enorme cúpulas verdes la hacen lucir como una verdadera obra de arte.

La Iglesia de nuestra señora de Múnich un monumento que ha perdurado para convertirse en una atracción obligatoria en la ciudad

Erigida en un inicio por Jörg von Halsbach la Iglesia de nuestra señora de Múnich cuenta con 104 metros de largo y 40 metros de ancho, en un inicio se tenía planeado que ambas torres terminaran en dos puntas, propias del estilo gótico que venían implementando desde un principio pero este plan no se pudo concluir por falta de presupuesto, por tal razón años después se construyeron sus distintivas cúpulas verdes lo cual termino dándole un aspecto aun más llamativo.

Curiosidades sobre la Iglesia de nuestra señora de Múnich

Algunas de las cosas que puedes aprender en la Iglesia de nuestra señora de Múnich son lo que sin duda hacen que valga la pena visitar esta basílica, por ejemplo, una de las leyendas más grande de la Frauenkirche es la famosa pisada del diablo, una cerámica justo en el piso de la entrada de la ciudad que muestra una pisada perfectamente delineada en el centro de la misma.

Las historias cuentan que fue el mismísimo diablo el autor de esta obra, ya que en un inicio de su construcción el arquitecto había hecho un trato con el señor de las tinieblas en el que prometía que la iglesia no tendría ventanas, y desde una vista frontal eso parece, pero el arquitecto fue más inteligente y logro engañar al maléfico ser ya que cuando el mismo se  asomó en las puertas de la iglesia, está ya había sido consagrada, obligándolo a irse y dejando como única prueba de su visita una pisada en la entrada.

Otro dato interesante sobre la Iglesia de nuestra señora de Múnich es que hoy día permanece como el edificio más alto de la ciudad y probablemente sea así por mucho tiempo ya que una normativa de la ciudad prohíbe las construcciones de más de 100 metros de estatura, dándole a la basílica un puesto seguro en la cima de la lista, una ultima curiosidad que vale la pena mencionar es que existe una diferencia exacta de 12 cm