Un edificio representante de la fe católica y como se alzó frente al protestantismo, la iglesia más grande del norte de los Alpes con la segunda bóveda más grane del mundo únicamente superada por la de la iglesia de San Pedro en Roma. Todo eso y mucho más son las características principales de la iglesia de San Miguel en Múnich famosa por su arquitectura, su belleza y por su ubicación le otorga al estado un ambiente propio del estilo alemán.

La iglesia de San Miguel, uno de los edificios más imponentes de la zona

Ubicada en una de las calles más transitadas de Múnich (Neuhauser Strasse), la iglesia de San Miguel es una parada de mucho agrado para todas aquellas personas que caminan por la ciudad. Seas Católico o no, esta iglesia de seguro será de tu agrado, permítete disfrutar del detalle de los muros y las ornamentas de estilo renacentista de la iglesia y de la magnífica estatua de bronce de San Miguel Arcángel en la fachada del edificio.

Consagrada en el año de 1597 después de 14 años de construcción, la iglesia fue originalmente diseñada para dar hogar a los jesuitas que cuando fueron expulsados de gran parte de Europa por los católicos, cedieron esta hermosa estructura a sus vencedores. Hoy en día pertenece al estado de Bavaria y es un gran destino turístico, personas de muchas partes del mundo vienen a observar este edificio y a sorprenderse cada vez más.

A pesar del desastre la iglesia de San Miguel aún se mantiene en pie

Es curioso, porque en un inicio la orden de construirse fue dada por Guillermo V quien, como ya mencionamos previamente, era un simpatizante de los jesuitas y creo la iglesia de San Miguel como un centro de formación para los creyentes de esta religión, pero luego paso a ser una iglesia católica. Su construcción se llevó a cabo en dos partes, la primera vez cuando se finalizó la obra, muchos dudaron de la estabilidad de la bóveda, pero fue irónicamente la torre la que termino por ceder y causar grande daños.

El duque Guillermo tomo esto como un mal presagio y ordeno la construcción de una iglesia aún más grande, con un nuevo coro y una fachada aún más ostentosa. Hoy en día si acude a esta iglesia podrá encontrar una cripta con varios miembros de la familia Wittelsbach, además podrás observar en la iglesia de San Miguel el gran altar con una espléndida pintura de Cristoph Schwars del arcángel derrotando a un demonio.

Para llegar a la iglesia de San Miguel, no hay que dar muchas vueltas, está ubicada en la Calle Neuhauser y la mejor forma de acudir a este destino es con el metro de Karlsplatz, específicamente las líneas U4 y U5.