Custodiando la Plaza de Mayo se encuentra la Casa Rosada, sede del gobierno nacional argentino y que alberga la oficina del presidente. La Casa Rosada se construyó en un fuerte que fue establecido por los españoles en 1580 y que sirvió a los virreyes coloniales españoles.

Tras las independencia, la Casa Rosada fue reconstruida por el arquitecto británico Edward Taylor que remodeló la fortaleza para convertirla en una aduana y posteriormente el presidente Bartolomé Mitre allá por el año 1862 eligió este edificio como sede de su gobierno.

Posteriormente fue ampliada por el sucesor del presidente, Domingo Faustino Sarmiento que ordenó que fuera pintada de color rosa para disipar las tensiones políticas de los partidos opuestos a su gobierno. Además en su interior se encuentra el Museo de la Casa de Gobierno, con objetos relacionados con los presidentes de Argentina.