En la ciudad de Buenos Aires, Argentina, se esconde un famoso cementerio conocido como: El cementerio de La Recoleta. Este lugar se encuentra en La Recoleta, la parroquia más popular de la región, por ello, se resguardan las tumbas de personajes realmente relevantes en el mundo.

La historia detrás del cementerio

La inauguración del cementerio de La Recoleta fue llevada a cabo en el año 1822, cuando se encontraba gobernando el brigadier general Rodríguez Martín.

Próspero Catelín fue el diseñador del Cementerio de la Recoleta, de modo que se reservaron algunas parcelas para los personajes ilustrados que pertenecían al estado. En el año 1880, Juan Antonio Buschiazzo (arquitecto), se encargó de remodelar el lugar en su totalidad. Fue entonces cuando lo rodeó de un muro con ladrillos rojos tradicionales y realizó un estilo neoclásico y pavimentó las calles.

Una de las cosas más vistas del lugar, son sus bóvedas y mausoleos que se adornan con bellas esculturas y mármoles. El valor arquitectónico de este lugar, hacen referencia a la vieja Argentina que fue una verdadera potencia económica en el silo XIX.

Debes saber que, en la zona de la Recoleta, vivían numerosas familias adineradas, de modo que el Cementerio resguarda los restos de muchas personas importantes.

Por otra parte, es preciso que sepas que el Cementerio de la Recoleta cuenta con bóvedas y mausoleos que fueron deseñados por famosos arquitectos, incluso, noventa de ellos se han declarado como monumentos históricos nacionales.  Este lugar se consideró, en el año 1946, el Museo Histórico Nacional.

Sus rincones te atraparán desde el primero momento, es por eso que millones de turistas del mundo se dirigen a la ciudad de Buenos Aires para admirar la arquitectura de un lugar en donde miles de almas descansan.