Un país increíble, con rincones impresionantes esperando a ser descubiertos, así es Austria, conocida popularmente como “el imperio del este”. Este país alpino destaca por la elegancia y a la sobriedad de sus ciudades y por sus espectaculares paisajes.

Qué ver en Austria

Aunque puede que no sea uno de los destino más populares, lo cierto es que Melk sí es uno de los más bellos de Austria. No dejes de visitar su abadía situada sobre una roca en la que destaca su Iglesia y su Colegiata, así como su espectacular biblioteca donde encontrarás más de ochenta mil volúmenes de un valor imposible de calcular.

Mauthausen seguramente no destaca por su belleza, pero sí por ser uno de los lugares imprescindibles para conocer una pequeña parte de la historia del mundo. Por eso es más que recomendable hacer una visita a su campo de concentración en el que miles de presos fueron asesinados.

Visita Salzburgo, una de las ciudades más bonitas de Austria abrazada por lo Alpes y que te enamorará nada más conocerla. Acércate hasta Wattens, sede de los Mundos de Cristal, donde encontrarás varias salas que albergan algunas de las obras más espectaculares de la famosa marca de cristales Swarovski.

Si vas hasta Tirol no dejes de visitar el Valle de Stubai. Te sorprenderás con sus paisajes repletos de tonalidades verdes que se encuentran salpicados con las típicas casas tradicionales de esta región adornadas con flores, cuyas espaldas se encuentran cubiertas por un horizonte nevado.

Y en pleno corazón del Tirol austríaco se encuentra Innsbruck, una sorprendente ciudad rodeada de un paisaje montañoso realmente increíble. A orillas de su lago homónimo se encuentra el bonito pueblo de Hallstatt, un destino en el que podrás descubrir la verdadera tranquilidad.

Muy cerca de Viena se encuentra el Palacio de Schönbrunn, la residencia veraniega de la popular Sissi emperatriz. Nada será comparable con pasear por sus cuidados jardines tan parecidos a los del Palacio de Versalles.

No te marches de Austria sin hacer una parada en Graz, capital de Estiria. Aunque es una de las ciudades menos conocidas del país, bien merece hacerla una visita y disfrutar de las espectaculares vistas que conseguirás desde su Torre del Reloj.

Gastronomía de Austria

La gastronomía de cada país también te ayudará a descubrirlo durante tu viaje. Por eso no puedes marcharte de tus destinos sin haber probado al menos, sus platos más populares. En el caso de Austria estamos hablando del Rindsuppe, un caldo de carne bastante clarito que puedes pedir como primer plato, así como la Frittatensuppe, una sopa de ternera con crepes que se sirven cortados en tiras.

Como segundo paso no dudes en probar un Wiener Schnitzel, una carne empanada que se sirve con patatas fritas o con ensalada de patatas. Todo ello puedes servirlo acompañado de un rico vino blanco de calidad como el Sauvignon o el Triebaumer. En cuestión de postres no dudes en pedir una torta Sacher, una de las tartas de mermelada y de chocolate más famosa de todo el mundo, no en vano Austria es el país del chocolate con los que se elaboran impresionantes postres.

Y para terminar una deliciosa comida, que mejor manera de hacerlo que tomando un licor de frutas para hacer perfectamente la digestión, o un rico stroh, una bebida preparada com una mezcla de especies que le dan un sabor muy especial. Este último paso está especialmente indicado seguir durante los meses más fríos de invierno, ya que te ayudará a entrar en calor rápidamente, eso sí, siempre con responsabilidad.