Viena, capital de Austria, es una increíble ciudad llena de historia, cultura, arte y sobre todo mucha calidad de vida, y es que según el Ranking Mercer 2019 la ubica como la primera en cuanto a calidad de vida tanto por el óptimo funcionamiento de sus servicios como la excelencia en su sistema educativo, gubernamental, laboral y de seguridad. Esto está convirtiendo a la capital austriaca en una de las urbes de moda entre los turistas.

Qué hacer en Viena

Viene es tan antigua como moderna, todo pareciera estar en perfecta armonía en esta ciudad. El primero de los sitios que te recomendaremos es el Casco Antiguo de Viena el cual está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO  el cual está rodeado por imponente y elegantes edificios antiguos donde destaca la Catedral de San Esteban (Stephansdom), importante  sede principal de la archidiócesis de la ciudad.

Hay un palacio en Viena que despierta la admiración de todos y es uno de los monumentos más visitados de la ciudad, Palacio de Schönbrunn, rodeado de los jardines más hermosos que verás, esta enorme fortaleza construida durante el siglo XVII se encuentra a unos 8 km del casco antiguo de la ciudad. Lo genial es que justo al lado del palacio está el “Museo de Carruajes Imperiales” y el Tiergarten, el zoológico más antiguo del mundo.

Viena tiene varias de las cosas más bellas del mundo, la Biblioteca Nacional Austriaca, es una de esas cosas, un hermoso edificio de estilo barroco construido en el siglo XVIII, sin importar si te atrae la lectura o no, este es un destino que debes visitar porque su interior es simplemente encantador, lujoso, amplio y muy imponente, su colección de libros, manuscritos y demás documentos supera los 8 millones de ejemplares.

Además de otros tantos monumentos que ver en Viena, puedes finalizar tu recorrido por el parque más famoso de la capital austriaca, Stadtpark, un hermoso espacio abierto lleno de un follaje que pinta todo con matices verdoso que se vuelven rojizos durante el otoño, aquí verás la principal atracción del parque, el monumento dorado a Johan-Strauss, esta escultura recibe a cientos de personas cada día que la fotografía, usan de modelo para sus pinturas o simplemente la viene a admirar por un par de minutos.

Gastronomía de Viena

A diferencia de otras grandes metrópolis, la gastronomía de Viena no es producto de fusiones de otras tendencias gastronómicas sino de tradiciones ancestrales, claro ejemplo de esto es el dulce vienés por excelencia, la torta Sacher, preparada a base de chocolate dulce y mermelada de frutos generalmente cítricos. Otro producto famosísimo en el mundo y propio de esta ciudad es el Pan de Viena¸ elaborado al vapor para que reciba el humus y luego horneado con cierta humedad para que su interior quede suave.

Además de sus parques, monumentos, dulces, panes y comida en general; Viena es muy famosa por su tradición alcohólica y es que varias de su bebida son mundialmente famosas, tal es el caso del Schnaps, elaborado a base de varias frutas; también producen uno de los mejores vinos del mundo, el Gemischter Satz. Las bebidas alcohólicas aquí están a la orden del día pues son una manera de soportar el frío del invierno.

Qué comprar en Viena

Cuando hablamos de la buena calidad de los servicios en Viena lo decíamos en serio, por ejemplo puedes pedir a domicilio desde una torta Sacher hasta una cerveza vienés o cualquier licor que desees, ya sabes en qué gastar un poco de dinero. Pero si buscas algo que puedas conservar te recomendamos las tiendas de regalos cercanas a los monumentos de la ciudad, sin duda encontrarás muchas cosas interesantes.

Algo que tendrás que comprar al estar en Viena es un buen abrigo pues el frío suele llegar sin previo aviso; también es buena idea comprar unas botas impermeables para que camines cuanto quieras sin mojar tus pies, Viena suele ser muy húmeda incluso en verano. En los centros comerciales de la ciudad encontrarás además tiendas de lujo, boutiques de marcas de diseñadores y elegantes joyerías.