La Ciudad Maravillosa es como se conoce a Río de Janeiro, la capital de Brasil que en los últimos años ha ido sufriendo un proceso de modernización y transformación que la han convertido en uno de los lugares del mundo más visitados. Descubre algunos de los lugares imperdibles de esta ciudad.

Qué ver en Río de Janeiro

Para empezar a tomar el pulso a la ciudad de Río de Janeiro nada mejor que ir caminando por el paseo marítimo de la playa de Copacabana. Encontrarás vendedores, deportistas y viajeros de diferenes partes del mundo que se confunden con este espectacular escenario. No dejes de probar una deliciosa caipirinha en uno de los quioscos de la playa.

Por supuesto la playa de Copacabana es uno de los mayores atractivos de la ciudad y tanto si eres un apasionado del mar como si no, deberías visitarla. Con un marco de montañas cubiertas de vegetación, harán que pases un día inolvidable de sol y agua. Y otra de sus playas más populares es la de Ipanema, el lugar ideal para disfrutar del mar pero también para hacer deporte o entretenerse viendo a la gente pasear.

Uno de los lugares imperdibles de la ciudad es el Cristo Redentor o Concorvado. De hecho se puede decir que ocupa el lugar de honor dentro de los puntos turísticos más importantes de Río de Janeiro. Representa a Jesús de Nazaret con los brazos abiertos mostrando al mundo la capital carioca. Desde 2007 esta escultura de 30 metros de altura y con más de 1200 toneladas de peso, esta considerada como una de las Siete Maravillas del Mundo.

Otro de los símbolos emblemáticos de la ciudad es su popular Morro del Pan de Azúcar, un pico de granito espectacular que se levanta directamente sobre el mar y que apenas cuenta con vegetación. Desde su cima, a la que se puede llegar en sus famosos bondinhos o teleféricos, se consiguen unas vistas privilegiadas de toda la ciudad a casi 400 metros de altura.

La Catedral Metropolitana, oficialmente conocida como de Sao Sebastio do Rio de Janeiro, es una construcción monumental que te sorprenderá con su peculiar forma de pirámide. En su interior te impresionarán sus vitrales que producen un efecto con la luz realmente espectacular.

Haz una visita al Templo del Fútbol, el estadio Maracaná, el más grande del país y durante años, el más grande del mundo. No importa los equipos que se enfrenten en el mismo, siempre se llena de colores y de música consiguiendo vivir una experiencia única cuando se entra en él.

Junto al Parque Nacional de la Tijuca se encuentra el Jardín Botánico, una verdadero joya de la naturaleza que alberga más de 9000 especies de plantas. Hogar de la popular palmera imperial planta por el rey Joao VI, cuenta en su interior con diferentes edificios históricos e impresionantes colecciones de orquídeas, bromelias y cactus.

Y qué mejor manera de reponer fuerzas que dejarse tentar por la increíble repostería de Río de Janeiro. Acércate hasta la confitería Colombo, y degusta deliciosos postres en este edificio fundado en 1894 de amplios salones decorados con gigantescos espejos, mesas de mármol italiano y preciosas vitrinas, que han conseguido que esté considerado como uno de los cafés más bellos de todo el mundo.