Naturaleza, patrimonio, historia, playas, gastronomía… Bulgaria posee todos estos elementos y muchos más por lo que está considerado como un enclave turístico de primer nivel, no en vano es el país más exótico de toda Europa. Haz una visita a los lugares que te proponemos a continuación para conocer los lugares más emblemáticos de este destino.

Qué ver en Bulgaria

Cuando viajes a Bulgaria en avion llegarás hasta el aeropuerto de la capital de este país, Sofía, por lo que puedes aprovechar para descubrir algunos de los puntos más destacables de esta ciudad como la iglesia del siglo IV ubicada en la Rotonda de San Jorge. Muy cerca de aquí se encuentra la mezquita del siglo XVI Banya Bashi, una muestra de la presencia durante varios siglos de los turcos en este país.

En frente de la misma se encuentra una enorme sinagoga, considerada como la más grande de Europa del Este. Pero si hay un icono en Sofía es su Catedral de San Alexander Nevsky, levantada en el año 1912 en honor a los caídos en la guerra ruso-turca.

Si quieres tener más que justificado tu viaje a Bulgaria, acércate hasta el Monasterio de Rila. Perdido entre bosques frondoso y a escasa media hora de la capital del país, se encuentra esta edificación del siglo X que te sorprenderá con las pinturas murales que cubren las pardes y techos de la iglesia ubicada en el patio central.

No muy lejos de este monasterio se encuentra Bansko, un pequeño pueblo de montañas donde se encuentra uno de los parques nacionales más importantes del país, y donde encontrarás ejemplos de casas fortificadas pertenecientes a los siglos XVIII y XIX.

También podrás visitar una iglesia ortodoxa cuya torre está separada del edificio principal, algo habitual en este tipo de edificiaciones religiosas en Bulgaria. La razón es que los turcos prohibieron la construcción de campanarios durante su ocupación, siendo levantados después de su expulsión.

Aunque hasta ahora no se ha oído mucho hablar de la ciudad de Plovdiv, al haber sido declarada Ciudad Europea de la Cultura en el año 2010 por la Unión Europea, es seguro que se va a comenzar a conocer mucho mejor una de las ciudades más antiguas de Europa.

En ella es posible contemplar su gran mezquita, muestras de la presencia de los turcos, y su maravillosa Ciudad Vieja, donde encontrarás casas de estilo barroco balcánico de los siglos XVIII y XIX.

Gastronomía de Bulgaria

Fresca, sabrosa y muy abundante, así es la cocina de Bulgaria. Pero si hay algunos clásicos dentro de esta gastronomía que no deberías perderte durante tu vista a este país son el kebapche, una pieza alargada de carne a la parrilla que se sirve con queso rallado y patatas fritas por encima, así como la musaka, una variante de la tradicional griega servida con berenjenas, ya que ésta se preparar con carne de cerdo, huevos y patatas.

Y si eres atrevido y te gustan los sabores fuertes no te marches sin probar la chorba shkembre, una sopa de callos servia con pimienta, vinagre, sal y aceite que resulta algo difícil de probar por su fuerte sabor, pero que sin duda sorprende.

En cuestión de postres no dudes en probar la banitsa rellena con manzanas y nueces, siendo uno de los productos prefereidos por los búlgaros para desayunar, aunque también existen variedades saladas de la misma en las que se incluyen cebollas, queso de feta, champiñones, calabaza, espinacas o repollo.