La Casa del Cercau es un conjunto palaciego del siglo XVI situada en el concejo asturiano de Llanes. Esta casona es la más antigua del municipio español y es la joya de su casco histórico. Fue fundada por el Obispo Don Pedro de Junco Posada, consejero real del Santo Tribunal de la Inquisición. En su interior se encuentra una capilla donde fue enterrado el obispo tras su muerte debido a que la gente del pueblo rechazaba la idea de que sus restos se enterraran en la Basílica, puesto a que este templo les pertenecía pero finalmente fue trasladado a la Basílica a mediados del siglo XX cumpliendo el deseo que tuvo en vida.

Este palacio es una construcción de estilo renacentista de dos cuerpos y tres pisos. Aunque la casona ha sufrido serias renovaciones desde su construcción aún mantiene su encanto, probablemente debido a la muralla medieval que la rodea. El palaciego está construido por restos de mampostería y sillería. En su interior, en la planta baja se pueden encontrar materiales de granita y en la escalinata que lleva a las partes nobles, materiales de piedra. La única zona que está compuesta por madera es el acceso al interior de la casa y a la capilla. En todo el conjunto se notan irregularidades debido a los diferentes períodos de construcción y múltiples remodelaciones a lo largo de los siglos.

El Palacio es de propiedad privada y como curiosidad se comenta que en alguna de las estancias aún se conservan elementos referentes a la Inquisición.