El solar donde actualmente se encuentra la sede del Ayuntamiento de Bilbao, fue originalmente el asiento del convento de San Agustín, que luego de quedar en ruinas a consecuencia de la primera guerra Carlista dio paso a la construcción de esta edificación publica, cuyo proyecto fue encomendado al arquitecto municipal que para ese entonces era Joaquín Rucoba. Este  le imprimió a su obra un estilo ecléctico conforme a la tendencia de la época, logrando combinar magistralmente la arquitectura francesa de la III República, con elementos neoclásicos. La ejecución tomó 9 años, culminando el 17 de abril de 1892 cuando fue inaugurado con la celebración de un banquete.

La fachada de esta elegante edificación se encuentra coronada por un campanario y flanqueada por cuatro esculturas talladas en piedra de Fonseca por artistas de renombre. Destaca también por su magnífica escalera de acceso, donde se erigen otras dos esculturas en mármol, que representan la ley y la justicia, así como  por sus tres arcadas de ocho columnas, adornadas con cinco bajorrelieves de personajes de importancia.

El atractivo exterior es el abreboca para lo que se encuentra en el interior del edificio, pues en su decoración intervinieron varios artistas, muchos de ellos provenientes de Francia, que consiguieron un resultado que merece la pena apreciar. Más allá de las lámparas, del mobiliario o de los cuadros que decoran sus paredes, algunos de sus ambientes son únicos y podrás admirarlos al reservar una visita guiada gratuita de lunes a  viernes.

¿Qué no debes perderte en el Ayuntamiento de Bilbao?

El salón árabe, un espacio cuyo diseño responde al estilo neo árabe y donde cada detalle fue especialmente pensado, encargándose  su fabricación a los principales talleres artesanos de la época. El resultado es un ambiente de una gran belleza. El salón de plenos, de inspiración renacentista, que es un espacio de una gran majestuosidad, consonó con la solemnidad de los actos que allí tienen lugar. Su mobiliario está fabricado en cuero y madera y predominan los tonos de verde, el burdeos y el dorado

El ayuntamiento está ubicado en la plaza Ernesto Erkoreka,  junto al río Nervión, y llegar hasta allí es muy fácil, utilizando el excelente sistema de transporte con el que cuenta la ciudad. ¿Necesitas un punto de referencia?, justo enfrente se encuentra una escultura de 8 metros de altura, la  “Variante Ovoide”, una obra del artista  Jorge Oteiza.