La estación de tren Abando Indalecio Prieto es la más importante de Bilbao ya que ella constituye el principal punto intercambiador de modo de transportes de la ciudad.  Desde ella podrás ir y venir a otros puntos de la geografía española y también interconectar con el sistema de metro de Bilbao o con las líneas de autobuses que te permitirán moverte por la ciudad.  Se sitúa en la margen izquierda del río Nervión En uno de los extremos de la Plaza Circular, específicamente en la unión de la Gran Vía con la calle Hurtado de Amezaga. Los bilbaínos suelen referirse a ella como  la estación del Norte

La edificacion fue proyectada por el  arquitecto Ildefonso Fungairiño Nebot y los ingenieros de caminos canales y puertos Ramón L. García Fresca, José Manuel Fernández Oliva y Casimiro Juanes Santos.  Se construyó sobre la estructura original que databa de 1870, iniciándose las obras en el año de 1941 para finalmente ser inaugurada en 1948. 

La fachada principal de la estación de tren Abando es de estilo clásico, pero lo que verdaderamente resulta atractivo es el interior de la estación; en especial el vitral situado en el andén frontal, cuyo diseño estuvo a cargo del artista Gaspar Montes Iturrioz.

Esta vidriera de 301 piezas abarca 251 metros cuadrados, con un ancho de 21,76 metros y una altura de casi 15 metros en su parte más elevada. En ella se representan los elementos más emblemáticos de las costumbres y de la vida de la sociedad vasca. Es así como el artista incorporó escenas que hacen referencia a las montañas, los caseríos, la pesca, la industria metalúrgica y a algunos lugares emblemáticos de Bilbao como la Basílica de la Begoña y el puente de San Antón.  La manufactura de la obra estuvo a cargo de la Unión de Artistas Vidrieros de Irún, quienes también se encargaron de sustituir el escudo preconstitucional que preside el vitral, por el que se observa en la actualidad.

Toma nota que existe otra estación en la ciudad, la que está ubicada justo al frente del Teatro Arriaga y que es conocida como  la Estación de la Concordia, debes estar pendiente para no confundirlas.