El Teatro Arriaga debe su nombre a un joven compositor bilbaíno, conocido como el Mozart español, Juan Crisóstomo Arriaga quien falleció cuando apenas tenía 19 años de edad debido  a la tuberculosis.

Esta obra de la arquitectura neoclásica, inspirada en el Teatro de la Ópera de París fue diseñada por el arquitecto Joaquín Rucoba y se inauguró en 1890 y aunque hoy en día buena parte de la agenda cultural de la ciudad tiene lugar en el Palacio Euskalduna, merece la pena ser recorrida, para admirar una edificación que fue declarada monumento histórico artístico en el año 1977.

Una buena forma de hacerlo es mediante una visita guiada donde conocerás detalles fascinantes y podrás ver con tus propios ojos hasta donde llegaron las aguas en la inundación de 1983, admirar la alfombra que se encuentra en las escaleras y sorprenderte al saber que fue tejida especialmente para el teatro. También te dará la ocasión de enterarte de otros datos curiosos, como por ejemplo el uso que se le dio a algunos de sus espacios, que por cierto nada tenían que ver con la actividad artística. Es una oportunidad única de conocer salas que usualmente no se abren al público, como la Oriente Express o la Isabelina.

Esta experiencia no te tomará demasiado tiempo, pues dura apenas 50 minutos y es una buena opción si tu visita a Bilbao es en fin de semana, pues tienen lugar solo los días sábados y domingos. Su coste es muy accesible, ya que por tan solo 5 euros podrás conocer a fondo el Teatro Arriaga.

Visitar el Teatro Arriaga

El teatro está ubicado en el corazón de Bilbao, en el Casco Viejo, por lo que acercarte a conocerlo es posible tanto tomando alguno de los sistemas de transporte público de la ciudad, como andando desde otro punto de interés. Si optas por el metro debes bajar en la estación Casco Viejo, en tanto que si la opción es el tranvía, la Estación Arriaga es la parada más cercana. Si decides llegar en Tren, desciende en la Estación Bilbao Abando o bájate en la parada Arriaga, si tomas cualquiera de las siguientes líneas de autobús: 56, 75, 77, 85 o A2.