Formando parte de las islas Baleares junto con Mallorca, Menorca y Formentera, y bañada por el mar Mediterráneo, se encuentra la idílica isla de Ibiza. Playas y paisajes naturales de gran belleza, es lo que te espera si decides pasar unos días de vacaciones en una de las islas pitiusas.

Qué ver en Ibiza

Uno de los puntos obligatorios de visitar en Ibiza es su ciudad amurallada conocida como Dalt Vilal. Sus impresionantes murallas, junto con la tranquilidad y la belleza que supone pasear por sus calles empredradas, se convertirá en un momento inolvidable para el viajero. Si tienes la oportunidad no dejes de visitar este lugar tanto de noche como de día, ya que las vistas cambian considerablemente, aunque en cualquier caso resultan espectaculares.

Haz una visita al islote de Es Vedrà, seguramente una de las imágenes más populares de Ibiza. La energía que emana de este lugar ubicado a 400 metros de altura levantado verticalmente sobre el mar, te cautivará. Visita su pequeño pueblo de Es Cubells o báñate en la Cala de Hort y disfruta de un día espectacular junto a las cálidas aguas del Mediterráneo.

Uno de los imperdibles durante tu viaje a Ibiza es coger un pequeño barco que te acercará hasta la pequeñísima a la par que paradisíaca isla de Formentera. Báñate en la playa de Ses Illetes, considerada como una de las mejores playas de todo el mundo y te sentirás incluso mejor que si estuvieras en El Caribe.

Una de las cosas que resultan más atractivas en Ibiza es poder darse un baño de barro, actividad que además de resultar beneficiosa para la piel y muy divertida, es totalmente gratuita. Y por supuesto no puedes visitar Ibiza sin disfrutar de unas de sus mágicas noches. De hecho esta isla es uno de los lugares donde la noche se vive más intensamente que en cualquier otra parte del mundo gracias a la cantidad de discotecas que cada día se encargan de encontrar un motivo especial para disfrutar.

Visita uno de los rincones secretos de la isla como situado en el pueblo de Sant Mateu. Aunque te costará un poco llegar hasta el espectacular hueco formado en un roca que comunica al mar por una increíble galería, lo cierto es que es el lugar perfecto especialmente si te gusta el mundo del submarinismo.

Otro de los lugares más bellos de Ibiza es Ses Balandres, una porción de costa situada muy cerca del pueblo de Santa Inés que albera una de las calas más impresionantes a la par que innacesibles de la isla. La recompensa merece la pena por sus aguas claras y limpias y por la tranquilidad que supone disfrutar de un lugar sin apenas visitantes.

No dejes de visitar la Pedrera d’en Savinar, un lugar mágico de formas geométricas que consiguen que parezcas que estés sobre un cubo gigante o en una de las islas sumergidas del Atlantis, lo que por cierto, le ha valido este sobrenombre.

Y para despedirte de tu viaje, te recomendamos que visites Cala d´en Serra ubicada al norte de la isla y que resulta espectacular gracias al maravilloso entorno natural que la rodea y a sus aguas cristalinas. El sitio perfecto si deseas una jornada junto al mar en soledad, ya que es un lugar poco frecuentado por los viajeros.

Gastronomía típica de Ibiza

Cuando necesites descansar y reponer fuerzas durante tu visita a Ibiza, entra en uno de sus muchos restaurantes o bares y pide una frita de polp, un plato que se sirve generalmente como aperitivo consistente en un trozo de pulpo cocido frito con pimientos, ajos, cebolla y patatas. Una auténtica delicia.

Otro de los platos que no debes dejar de probar es la ensalada payesa, una receta preparada con productos de la huerta regados con un buen aceite de oliva virgen extra. Si quieres probar algo de pescado, prueba el caramel escabechado con coliflor, uno de los peces más tradicionales de la isla que se prepara en escabeche de vinagre.