País del glamour, de la moda, del champán, de la baguette y del Tour, ese es Francia. Pero también es un destino con una naturaleza espectacular, con una historia densa, con monumentos de diferentes civilizaciones, con infinidad de museos y cabarets…. en definitiva, un país muy particular en constante evolución donde nunca te vas a aburrir.

Qué ver en Francia

Cualquier ciudad y pequeño pueblo tiene su encanto propio y más si pertenece a Francia. Pero existen ciertos destinos que deberías visitar al menos una vez en la vida. Por ejemplo si viajas por el Valle del Loire podrás disfrutar de las fortalezas y del castillo de Blois, del castillo de Chambord o del castillo de Amboise.

Por otro lado si te gustan las edificaciones religiosas debes saber que las catedrales de estilo gótico más bellas de toda Europa se encuentran en Francia. Una de ellas es la Catedral de Chartres, situada al noreste de Francia, otra es la Catedral de Amiens en el norte y por supuesto, la famosa Catedral de Notre Dame en París.

Los museos también son espacios que destacan en el país del amor. Existe más de mil ochocientos oficiales y unos setecientos administrados por particulares, centros culturales e instituciones. Los más célebres los van a encontrar en París, como el Museo del Louvre o el museo Rodin. Pero Niza también cuenta con uno muy importante como es el museo de Artes Asiáticas, así como Lyon que alberga el Museo de Arte Contemporáneo y el Museo Galo Romano. En Limoges se encuentra el Museo de Porcelanas y en Biarritz, el Museo del Mar.

Francia también cuenta con un espacio propio para la arquitectura de vanguardia con edificaciones como el Puente Millau, de Norman Foster y considerado como el más alto de todo el mundo, o el Arco de la Defense y las esculturas de Von Spreckelsen en París.

Y precisamente en esta ciudad se encuentra el símbolo de Francia, la torre Eiffel. Situada junto al Campo de Marte, podrás subir hasta la cima de esta imponente estructura de hierro por una escalera de casi dos mil escalones, para conseguir una vista panorámica impresionante de la ciudad. Si lo prefieres puedes llegar hasta la cumbre en una cabina de vidrio espectacular.

Hay que comentar que Francia también ofrece hermosas playas como la de Niza, las doscientas playas que se encuentran repartidas por toda la isla de Córcega y consideradas como las mejores de toda Europa, las de Biarritz donde también podrás practicar surf y las de Cannes.

Burdeos

Burdeos

Burdeos es una de las ciudades más afamadas de Francia …

Limoges

Limoges

Cada año que pasa incrementa el número de personas que …

Toulouse

Toulouse

Ubicada al sur de Francia, se encuentra la elegante Toulouse. …

Niza

Niza

A orillas del mar Mediterráneo se encuentra la ciudad de …

Estrasburgo

Estrasburgo

Estrasburgo es la capital económica y cultural de Alsacia y …

Nantes

Nantes

Nantes es una ciudad francesa bastante carismática y en constante …

Lyon

Lyon

Visitar Lyon es visitar una de las ciudades más bellas …

Gastronomía francesa

Dependiendo de la zona que visites de Francia encontrarás diferentes recetas típicas de cada región. Así por ejemplo en la zona de Picardía es muy habitual el hochepot, un estofado de carne con vegetales, así como la carbonade flamenca.

En Bretaña son muy populares los crepes utilizados para preparar platos dulces, de igual manera que el far, un postre típico muy parecido a un flan relleno normalmente de frutas. En Borgoña se consumen habitualmente los gougere, una especie de buñuelos muy esponjosos y suaves, así como el boeuf bourghignon, un plato de ternera cocinada con vino, cebollas y champiñones.

Pero en general se puede decir que todo el país es conocido a nivel gastronómico por sus famosass baguettes, por sus escargots, por el ratatouille, por su exquisito quiche Lorraine , por la sopa de cebolla y por supuesto, por sus quesos de los que cuenta con más de trescientos tipos diferentes, entre los que destacan el de Camembert, el Comté, el Roquefort o el Brie.

Ir de compras por Francia

Uno de los destinos favoritos para hacer compras de ropa, Francia sin duda alguna. Además de tiendas de diseñadores de gran reconocimiento que encontrarás en los Campos Eliseos de París, como de Hilfiger o Versace, existen outlets de marcas conocidas y centros comerciales, que aunque se encuentran un poco más alejados del centro de la ciudad, te permitirán adquirir prendas de vestir a precios mucho más económicos. En Lyon, no debes dejar de visitar la Rue de la República, una calle repleta de tiendas de ropa de diferentes marcas con ofertas muy interesantes.

Qué no debes hacer en Francia

Aunque suene raro, no dejes propina en los establecimientos como restaurantes. Sabemos que en España es una costumbre muy típica el dejar unos céntimos de propina al camarero, incluso puede que te miren con malos ojos si no lo dejas, en Francia es todo lo contrario, la propina ya está incluida en el precio final que te van a cobrar.

Cuidado con el tráfico si vas a viajar en coche, alquilar un coche en Francia, sobre todo en París es una mala idea, la circulación está muy colapsada y en muchos sitios no podrás aparcar el coche. Por eso te recomendamos encarecidamente que utilices el transporte público. Francia tiene una red de metro muy bien acondicionada y en constante remodelación.

Hablando de transporte público, no se te ocurra subirte a un metro, tranvía o autobús sin billete. Los billetes están muy controlados, en cada medio de transporte te encontrarás revisores y si no llevas tu billete correcto te pondrán una multa muy elevada. No se andan con chiquitas.

Si vas justo de dinero en tu viaje, procura evitar cenar o comer en los barrios más turísticos, por ejemplo en París, barrios como Qartier Latin son exageradamente caros para disfrutar de una buena comida. Como visita turística está muy bien pero te recomendamos que este tipo de gastos los hagas en otros barrios más alejados del centro donde comerás igual de bien y el precio no te será un problema.

Qué te puedes traer de Francia

Uno de los estereotipos franceses más conocidos es la típica boina, la conocerás de sobra como la boina vasca. Puede ser un regalo muy inteligente para algún familiar y tendrás multitud de opciones, estilos y colores para elegir.

Los macarrones son una opción para los más dulces, sí, macarrones, no nos referimos a la pasta, más bien a las galletitas confeccionadas con almendra en polvo, huevo y azúcar. Los reconocerás por sus colores vivos, están riquísimos y son una muy buena opción como regalo para contar tu viaje durante una sobremesa con tus seres queridos y tus amigos.

¿Eres amante del vino? Si vas a viajar a Francia, no dudaría ni un segundo en traerme una de sus botellas de vino. Recuerda que los franceses son expertos en la creación de vinos de alta calidad. Se produce vino en casi todas las regiones del país y es uno de los productos más consumidos por los franceses. Ellos sí que saben.

Y para acompañar con esa botella de vino, qué mejor que un buen queso. En Francia existen más de 300 variedades de queso distintas, con un sabor increíble. Encontrarás quesos de todo tipo, hay algunos que son muy caros, pero te aseguramos que el sabor es espectacular. Si te traes un cuarto de un buen queso francés te aseguramos que tu paladar se hará agua.

Importante antes de viajar a Francia

En Francia por lo general, pero sobre todo en París, si viajas en avión las entradas están muy controladas. Es cierto que no necesitas pasaporte si eres ciudadano de la Unión Europea, pero procura llevar tu DNI en vigor, estate atento a la fecha de caducidad de tu documento nacional de identidad ya que si está caducado no te dejarán entrar en el país. Los franceses se toman la seguridad muy seriamente y están controlando en todo momento quién entra en el país y cuándo tiene pensado salir.

Recuerda que el único idioma oficial en Francia es el francés. Es cierto que cada vez más gente habla inglés, pero por lo general no es así y te puedes ver en una encrucijada en un establecimiento. Te recomendamos que tengas unas nociones de francés y si no, ten el traductor del móvil siempre a mano o un buen diccionario como hacíamos todos antiguamente para que no tengas problemas en comunicarte con nadie.

En las oficinas de turismo no es así, lo más seguro es que encuentres a alguien que siempre te pueda atender en inglés o en español incluso, por ejemplo, los avisos de paradas en tren y los recordatorios de seguridad de tren y metro se hacen en francés, inglés y español. Recuerda que es nuestro país vecino.

Si decides viajar en coche, ten en cuenta que para circular puedes hacerlo con tu carnet de conducir de la Unión Europea, no es necesario que pidas ningún documento adicional. Eso sí, hay cosas que debes tener en cuenta para circular por Francia en coche propio, por ejemplo, las velocidades están muy reguladas. Se toman la seguridad vial muy en serio y como sobrepases un límite de velocidad y no te hayan parado no te preocupes, la multa te llegará a España, así que ten cuidado y respeta siempre las señalizaciones de velocidad.

Te recomendamos que solicites la tarjeta sanitaria europea, tanto para tu viaje por Francia como para toda Europa. Tu tarjeta sanitaria española no te servirá de nada si tienes cualquier percance y tienes que acudir a la sanidad pública francesa, la cual es excelente. Necesitarás tener a mano la tarjeta sanitaria europea.