Estrasburgo es la capital económica y cultural de Alsacia y una de las ciudades más visitadas de Francia (y considerada una de las más bellas), una urbe con una rica historia y un encanto particular que atrae cada a vez a más personas que anhelan descubrir las maravillas de esta ciudad que se ubica en las cercanías de la frontera con Alemania.

Estrasburgo fue la primera ciudad francesa en recibir el título de Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en el año 1988, esta histórica urbe es además la sede de varias instituciones europeas como el Parlamento (o Cámara Europea) y el Consejo de Europa además de ser una de las ciudades que en los últimos años ha registrado una mejor alza de los índices de turismo.

Qué hacer en Estrasburgo

Existe una creciente tendencia turística en la ciudad que es la de recorrerla usando un Segway, si esto te parece atractivo encontrará varios puntos de alquiler de estos vehículo para que des un paseo diferente por una ciudad fantástica. Recomendamos comenzar por un punto central, la Plaza Benjamín Zix un lugar siempre lleno de gente y actividades, se ubica en el barrio Petite France, un pintoresco lugar conformado por casas antiguas pero muy atractivas.

Otro lugar a visitar es la plaza más popular de la ciudad, la Plaza de la Catedral, donde además de la histórica y majestuosa catedral de la ciudad, Notre-Dame de Estrasburgo, podrás encontrar la farmacia que llegó a ser la más antigua de Francia, Farmacia de Cuervo y que hoy día es un centro cultural bajo el nombre de  La boutique de la cultura. Aquí también se encuentra la Casa Kammerzell considerada la casa más bella de la ciudad y que actualmente funciona como un hotel.

La ciudad también cuenta con interesantes museos que te recomendamos visitar, como el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo que en 1998 se mudó a un moderno edificio con una fantástica fachada de cristal, aquí podrás ver arte en fotografía, esculturas, pinturas e incluso videos conceptuales y como si fuera poco dispone de un café desde la terraza donde se puede apreciar una vista genial.

Un museo poco convencional está ganando popularidad entre los ciudadanos y visitantes de Estrasburgo, se trata del Castillo Vudú el cual cuenta con una colección privada de más de 1000 artículos del vudú africano occidental utilizados en prácticas religiosas, sanaciones, medicina, cultos y hasta brujería. Te aseguramos que más de una sorpresa te llevarás al visitar este particular museo.

Si la idea inicial del segway no te gustó o esperas algo diferente te probemos tomar uno de los recorridos guiados que se ofrecen en barco a través del río Ill, una manera bastante interesante de recorrer la ciudad y ver su encantadora arquitectura y coloridos paisajes desde una perspectiva diferente.

Gastronomía de Estrasburgo

Esta ciudad es hogar de personas de muchas partes de Europa por lo que su gastronomía es bastante extensa sin embargo lo tradicional nunca pierden vigencia, y cuando se habla de Estrasburgo lo más tradicional a la hora de comer son las winstubs, pequeñas tabernas comunes en toda la región de Alsacia donde se sirven platos típicos de la región acompañados de vinos y cervezas artesanales que son una delicia. Un plato típico que debe probar en alguno de los tantos winstubs es el Tarte Flambée , una especie de pizza prepara con restos de pastas como base y una superficie de tocino, crema, queso, cebolla y Knack (un tipo de salchichas propios de esta región)se hornea en leña y al igual que la pizza se sirve como un gran círculo que se divide en triángulos llenos de sabor y texturas.