Lyon es una de las ciudades más importantes de Francia, llena de tesoros de gran valor arquitectónico e histórico como lo es el Museo Galo Romano de Fourvière, un majestuoso edificio semi-subterráneo que presenta una visión al pasado centrada en la ocupación romana en esta ciudad.

El asentamiento de la civilización galo-romana en Lyon, que en su momento fue la capital de la antigua Galia, despertó a principios del siglo XX un gran interés arqueológico y en 1933 se inician las excavaciones en lo que se conoce hoy como Parque Arqueológico de Fourvière, por la colina en donde se encuentra. Como resultado de la gran cantidad de objetos históricos hallados de la época romana se decide crear un museo para su preservación y exposición.

En 1975 es construido el Museo Galo Romano a un lado del parque arqueológico y junto a otras fantásticas obras romanas: el Odeón y el Teatro. El diseño del edificio estaría a cargo del reconocido arquitecto francés Bernard Zehrfuss, ganador del Gran Premio de Arquitectura de Roma 1939.  Este museo diseñado por Zehrfuss se encuentra inmerso en la ladera de la histórica colina de Fourvière

Lo primero que notarás al estar cerca de la entrada al museo es la impresionante vista de un paisaje que permite hacerse la idea de estar en una auténtica ciudad romana, lo siguiente a notar en la curiosa entrada que a simple vista parece “normal” pero al acercarse te encuentras con una habitación vacía sin más que una escalera en espiral en el centro por la cual se desciende al impresionante museo.

Después de descender por la fascinante escalera en espiral te encontrarás con un museo de concepto abierto donde las expiaciones no están divididas por paredes o salones. Podrás dar un paseo por cada área del museo contemplando piezas que datan de hasta 2000 años atrás. En los corredores encontrarás desde utensilios y manualidades de la época romana hasta esculturas, bloques tallados, pinturas e incluso armas.

Entre los tesoros más populares del Museo Galo Romano de Fourvière, en Lyon, está la “Tabla Claudiana” una gran pieza de bronce de 1.5 metros de alto y casi 2 metros de ancho en la cual está plasmado parte del discurso del emperador Claudio donde se reconoce la ciudadanía de los habitantes de Galia. También podrás admirar el Sarcófago del triunfo de Baco y un modelo a escala de la ciudad durante la ocupación por parte de la civilización romana.

Lo fascinante de las piezas que conforman la galería del museo es la conexión directa que tiene con la historia de la ciudad de Lyon así como gran cantidad de información que proporcionan sobre cómo era la vida hace 2000 años, cómo comienza a surgir lo que hoy conocemos por Francia y lo compleja y avanzada que era la civilización romana y su impacto en la transformación de gran parte del continente europeo.

Si estás en Lyon puedes visitar este museo cualquier día de la semana, a excepción de los días lunes, desde los 10:00 hasta las 18:00 horas y además de que el valor de las entradas no es elevando los menores de edad no tienen que pagar e incluso se hacen descuentos a familias o grupos numerosos.