Ubicada al sur de Francia, se encuentra la elegante Toulouse. Famosa por su historia, su tradición, su ambiente universitario y el predominio de edificaciones en rojo suave, que le han hecho ganar el apodo de la ciudad rosa, es un destino lleno de atractivos diversos que merece ser incluida en la lista de lugares por conocer.

Qué visitar en Toulouse

Acércate al centro de la ciudad y piérdete entre sus edificios rosados, recorre las estrechas calles llenas de encanto y descubre patios escondidos y lujosas tiendas. En el recorrido por el centro de Toulouse encontrarás una de las más hermosas plazas de Francia, la Plaza del Capitolio,  donde debes admirar  la Cruz de Occitania grabada en el suelo y los techos de las galerías que la bordean, adornados con los frescos del artista Raymond Moretti que evocan eventos memorables de la historia de la ciudad.

Imperdible la visita al Ayuntamiento, con su fachada recubierta de ladrillos que le dan un cierto tono rosado. No dejes de visitar su interior que está abierto al público y que te sorprenderá por las obras de arte que decoran sus paredes y techos. Todo un lujo al servicio de los ciudadanos pues allí se celebran los matrimonios civiles.

Haz una visita a la Basílica de San Saturnino de Tolosa, la iglesia románica de mayor magnitud en Europa, que además de su impresionante arquitectura, donde resalta su nave abovedada de gran altura, resguarda los restos de San Saturnino de Tolosa, el primer obispo de la ciudad y es parada obligada de los peregrinos del Camino de Santiago en Francia.

El Museo de los Agustinos es otro de los imprescindibles en una visita a esta ciudad, no solo por su arquitectura gótica sino por ser su principal museo y albergar obras del Art Pompier. En su interior destaca la instalación del artista cubano Jorge Pardo, que ilumina la colección de capiteles románicos ubicados en la Sala de los Capiteles.

Pasea por el Jardín de Plantas, un parque botánico que data de 1794 y descubre en un recorrido por sus agradables sendas y pasarelas el Museo de Historia Natural.

Cambia de aire adentrándote en el jardín japonés de la ciudad, un espacio para la relajación que recrea a la perfección el ambiente zen con su gran pabellón de té y su hermoso puente rojo. Si te encanta el espacio y todo lo relacionado con su exploración no te pierdas la Ciudad del Espacio, un museo interactivo donde aprender, explorar y experimentar. Podrás visitar una nave espacial y admirar en sus jardines una réplica en tamaño real del Ariane 5.

No puedes marcharte de Toulouse sin haber disfrutado de una de sus hermosas puestas de sol desde las escalinatas del Port Saint Pierre, a orillas del río Garone y si te animas toma uno de los barcos que realizan un bonito recorrido por sus aguas.

Gastronomía de Toulouse

Si hay un producto estrella en Toulouse este sin duda es la salchicha o Saucisse de Toulouse, la misma se incorpora en muchos de los platos típicos como en el Cassoulet: que es un estofado de carne acompañado de la famosa salchicha y de judías blancas o el Poulet a la toulousaine: que es un pollo al horno relleno con salchicha y ajo, con un contorno de patatas.

La ciudad también presume de vinos propios, por lo que vale la pena que pruebes algunos de los más destacados, como el Frontón, el Gaillac, el Côtes de Gascogne o el Marcillac. Si se te antoja algo dulce nada mejor que los típicos macarons franceses pero que en Toulouse los hacen de violeta, si de la pequeña flor azul que todos conocemos. El resultado un dulce ligero y aromático.  

Qué comprar en Toulouse

Si estás pensando comprar un recuerdo de tu viaje a Toulouse para familiares o amigos, ahora que sabes que la ciudad es famosa por las violetas  puedes optar por algo que las incluya como ingrediente. Los caramelos de violeta son sin duda un recuerdo distinto que llevar de vuelta a casa.