La Cascada Aling Aling sin duda se ubica dentro de las cinco mejores de Bali por su belleza, pero en términos de diversión ¡no tiene rival! Se trata de una hermosa caída de 35m de altura ubicada en plena selva, a unos 5 km al sur de Singaraja, uno de los pueblos más importantes del norte de Bali.

En total hay alrededor de seis cascadas y pequeñas caídas de agua a lo largo de este arroyo de montaña y son estas las que le han ganado a Aling Aling su fama de lugar de aventura porque esta catarata ofrece un tobogán de agua natural. Además se puede saltar desde lo alto, se pueden hacer saltos de 5, 10 y 16 metros de altura por lo que hay algo para todos, desde el tímido hasta el más atrevido. También hay actividades de canyoning disponibles y una bonita piscina donde refrescarse debajo de las cataratas.

El acceso desde la puerta es a través de una caminata de 4 km en donde hay muchas escaleras. La admisión a las Cascadas Aling Aling es de 10.000 rupias por persona, solo para pasear por los alrededores. Si se desea participar en actividades es necesario contratar una guía que explique dónde puede saltar de manera segura, lo que hará incrementar el precio entre 50.000 y 100.000 rupias por persona, dependiendo de qué tan bien pueda regatear.