Ubud significa “lugar de curación”, es la segunda ciudad más visitada de Bali y es una visita imperdible para los que viajan a esta isla. Ubud ha sabido conservar su ambiente tradicional y su carácter acogedor a pesar de la modernización que se puede apreciar en otros pueblos de la isla. Es un buen sitio para conocer más de cerca el arte y la cultura balinesa.

En el corazón de Ubud se encuentra el Puri Saren o Palacio Real. Es el hogar de la familia real, por lo que sólo es posible visitar el patio central. La entrada es gratuita. A unos pocos metros de distancia se encuentra el templo Pura Taman Saraswati, dedicado a la diosa de las artes y la sabiduría y donde hay un hermoso estanque lleno de flores de loto, el acceso también es  gratis. Es imprescindible darse una vuelta por el mercado de arte tradicional, frente al Palacio Real, y el mercado local. En este lugar es bueno comprar algún recuerdo típico y conocer más sobre las tradiciones locales.

Uno de los principales atractivos turísticos de Ubud es el Monkey Forest, un pequeño bosque tropical donde vive una peculiar comunidad de monos. Es un paseo es muy agradable con templos muy bonitos en su recorrido. La entrada cuesta 50.000 IDR (rupias indonesas). Ubud además cuenta con unos cuantos museos, galerías de arte, cafeterías, restaurantes, centros de spa y masajes, lugares de relajación y yoga. Es también recomendable simplemente perderse en las calles del pueblo y admirar las casas típicas balinesas, los comercios de artesanía, los altares, conocer a los amables habitantes y disfrutar de la cultura que aquí se ofrece.