Kioto es una de las ciudades más importantes de Japón ya que desde el año 794 y hasta 1868 fue la capital del país, muchos la consideran una ciudad sagrada no solo por sus antiguos templos sino porque durante la II Guerra Mundial fue la única ciudad japonesa no bombardeada, Kioto es una buena representación de lo que es la conservación del patrimonio histórico sin dejar de un lado la innovación y el desarrollo.

Qué hacer en Kioto

Si estás en Kioto o piensas ir y te preguntas: ¿qué puedo hacer aquí?, una sola respuesta resume todo ¡Vive!, es así, esta ciudad tiene tantas maravillas que no nos queda más que vivirla. Quizás el primer destino que amarás de la ciudad es el Templo del agua pura (Kiyomizu-dera), una majestuosa edificación terminada de construir en el siglo XVII, está situado al borde de una colina y sostenidos por cientos de pilares que sobresalen de la misma. Es Patrimonio de la Humanidad declarada en 1994 por UNESCO.

El siguiente gran monumento es el Enryaku-ji, un complejo conformado por varios templos budistas ubicados  al noreste del país en las cercanías del Monte Hiei, su construcción data del siglo VII. También declarado Patrimonio de la Humanidad por Unesco desde 1994, por su historia es de los templos más importantes de Japón además aquí podrás visitar los famosos templos Daikokudō, Monjurō, Daikōdō y el Shorō y la estatua del “buda de la medicina”, esculpida por el monje Saichō hace más de 1000 años.

Una visita obligatoria en Kioto es la del Pabellón Dorado (Kinkaku-ji), otro de los patrimonios que UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad en 1994, es un templo de 3 niveles situado al norte de Kioto, los últimos dos niveles destacan por tener un exterior cubierto por oro hasta el último detalle. El lugar es la bóveda de las reliquias de buda y está custodiado siempre. No podrás entrar sin embargo puedes acercarte lo suficiente para echar un vistazo y ver el hermoso paisaje donde se sitúa este peculiar edificio.

No podrás irte de la ciudad sin visitar uno de los templos más famosos y visitados del mundo, el Fushimi Inari-Taisha, cuyo camino entre la entrada y la colina donde se sitúa está conformado por más de 30,000 toriis (arco japonés que señala una entrada), se hizo aún más famoso cuando en 2005 se filmaron en este santuario varias de las mejores escenas de la película “Memorias de una Geisha“dirigida por Rob Marshall. Este templo es simplemente maravilloso y te invitamos a que lo descubras.

Kinkaku-ji

Kinkaku-ji

El Templo Kinkaku-ji es uno de los símbolos más perdurables …

Shoro kyoto

Shorō

Se trata de un campanario budista ubicado en Japón, donde alberga …

Daikōdō

Daikōdō

El Gran Salón de Conferencia o Lectura llamada Daikōdō, en …

Monjurō

Los santuarios budistas tienen a los más fieles creyentes de …

Daikokudō

Daikokudō

Daikokudō ubicado en el complejo de templos budistas en el …

Monte Hiei

El monte Hiei fue uno de los templos mas poderosos …

Enryaku-ji

Enryaku-ji

El Enryakuji es un complejo monástico budista en el monte …

Kiyomizu-dera

Kiyomizu-dera

Kiyomizudera o Kiyomizu Temple, un lugar escénico en Higashiyama en …

Gastronomía de Kioto

Al ser de las ciudades más tradicionales del país también cuenta con una gastronomía legendaria. El Shojin Ryori es el un estilo de cocina japonesa basado en la preparación de varios platillos únicamente vegetarianos creados a partir de las necesidades alimenticias de los antiguos monjes de los templos de Kioto. La contraparte del Shojin Ryori sería Kyo Kaiseki que una serie de platillos donde la carne, el cerdo y los mariscos son protagonistas y se servía a la aristocracia de la corte imperial de Kioto.

Si quieres probar algo dulce te recomendamos el Taiyaki un pastel japonés muy conocido en Tokio, además de su sabor destaca por tener forma de pez que suele estar relleno de crema pastelera o de chocolate aunque se puede encontrar relleno de muchas otras cosas. Una de las joyas culinarias de la ciudad es el famoso Sushi de Kioto, una preparación muy original del sushi donde se usa pescado conservado en lugar del fresco y se adereza con vinagre de arroz.