La Perla del Mediterráneo, así es como se conoce a Malta, un país insular al sur de Italia y al oriente de Túnez, ubicado en pleno mar, que junto con Gozo y Comino, conforman un archipiélago paradisíaco.

Qué ver en Malta

Si hay un lugar representativo en Malta esa es la pequeña ciudad barroca de La Valletta, con gigantescas murallas e importantes fortificaciones, llena de gente y con un gran ambiente en sus plazas, jardines y cafés, que se entremezclan con auténticas formas de arte en forma de palacios, fuentes, estatuas o iglesias.

Marsaxlokk es un pueblo pesquero localizado a poco más de 10 kilómetros al sur de La Valleta, donde tendrás la oportunidad de degustar la mejor gastronomía maltesa. Además aquí encontrarás infinidad de luzzus, embarcaciones de madera tradicionales pintadas de diferentes colores que llaman la atención a todo el mundo.

Otra preciosa localidad de Malta es Mdina, no en vano se ha convertido en un importante punto de localización en la famosa serie Juego de Tronos. Pasea por sus calles y conoce sus bellos edificios religiosos y palacios del siglo XV, o sus puertas y murallas que son un auténtico espectáculo para la vista.

Junto a esta ciudad se encuentra Rabat, construida por lo árabes durante la época medieval. En ella podrás visitar sus catacumbas de Santa Agatha y de San Paul. No dejes de visitar la Cottonera, un conjunto de tres ciudades compuesto por Vittoriosa, Cospicua y Senglea en las que se encuentra el origen de la historia de Malta, y la primera sede de los conocidos como Caballeros de la Orden de San Juan.

Por supuesto no puedes dejar de visitar la isla de Gozo un lugar de lo más interesante donde podrás visitar la Ventana Azul o la Salinas de Piedra, siendo un verdadero paraíso para bucear con sus aguas transparentes, sus cuevas marinas y sus paisajes marítimos.

Por otro lado está la isla de Comino, la más pequeña de las tres que conforman el archipiélago maltés, con solo tres kilómetros y medio cuadrados de tamaño. Aquí disfrutarás de total tranquilidad ya que no se encuentra habitada, siendo su mayor atracción la Laguna Azul, una bellísima playa donde te podrás bañar en sus aguas turquesas.

Compras en Malta

Si cuando vas de viaje te gusta comprar artículos artesanales, Malta te encantará ya que hay maravillosos artesanos locales que fabrican objetos increíbles. En los Craft Village, que es como se conoce a los mercados artesanales en Malta, y en concreto en el de Ta´Qali y en el de Ta´Dbiegi, podrás encontrar muchas tiendas en las que se venden diferentes productos además de tener la posibilidad de ver cómo los hacen.

Otro sitio perfecto para ir de compras por Malta son sus mercados locales, donde además de venderse también artesanía, se pueden comprar comestibles como miel, quesos, tortas y licores. Uno de los más recomendables es el de Marsaxlokk, así como el de Victoria situado en la isla de Gozo y el de La Valletta.

Gastronomía de Malta

No dejes de probar durante tu viaje a Malta los pastizzi, unos pequeños pastelitos de hojaldre rellenos de ricotta o de pasta de guisantes y que se suelen consumir a la hora del desayuno o de la merienda.

Si te gusta el queso, no puedes marcharte sin degustar el Gbejniet. Procedente de la isla de Gozo, este queso se realiza con leche de oveja o de cabra que se acompaña normalmente con pan hobza, recubierto con aceite de oliva y tomate, y con vino de la región.

Entre los platos principales destaca la timpna, un plato de macarrones rellenso con huevo cocido y carne picada que se recubre de una capa de hojaldre y se hornea. La sopa de las viudas o Tal-Armla, es otra de las recetas que deberías de probar. Se trata de una sopa de verduras que se suele servir con los quesos malteses y que resulta extremadamente sabrosa.