A diferencia de la mayoría de las zonas turísticas de Lisboa, el Barrio Belem se encuentra alejado del centro de la ciudad, aproximadamente a unos 9km de distancia y junto a la desembocadura del río Tajo. Históricamente es uno de los sitios más importantes y de los que los portugueses se sienten más orgullosos debido a que los exploradores portugueses salieron desde allí para conquistar gran parte del mundo.

Este barrio alberga dos de los monumentos más populares entre los turistas que visitan Lisboa cada año, La Torre de Belem y el Monasterio de los Jerónimos, aunque en el barrio también se pueden encontrar otros sitios interesantes que visitar como son el Monumento a los Descubridores y la fábrica de Pasteis de Belem.

El Monumento a los Descubridores se construyó como punto de partida de los barcos de los exploradores portugueses que salían de la ciudad a recorrer y conquistar el mundo, dicho monumento tiene forma de carabela; la Torre de Belem forma parte importante de la historia de Lisboa ya que esta ha servido como faro, prisión y centro de recaudación de impuestos; La fábrica de Pasteis de Belem atrae cada año a miles de turistas gracias a los auténticos pasteles portugueses de sabor único y exquisitos que se realizan en esta fábrica; El Monasterio de los Jerónimos es famoso porque en él se encuentra la tumba del famoso explorador Vasco de Gama y a quien se le rinde honor en varios de los monumentos encontrados alrededor de la ciudad.