En uno de los distritos de la ciudad de Lisboa, Portugal, se encuentra el Barrio la Alfama, un viejo barrio de pescadores de origen Árabe formado por un laberinto de callejuelas estrechas y empinadas que van desde el estuario del Tajo hasta el Castillo Sao Jorge en un ambiente de autenticidad y sin pretensiones entre fachadas desconchadas y riqueza cultural.

Alfama es uno de los barrios más tradicionales de la ciudad que siempre se ha caracterizado por la mezcla de las diversas culturas que se han extendido a lo largo de 800 años. Sobreviviente del terremoto de 1.755 que devastó a gran parte de Lisboa, este barrio se convirtió en un lugar donde podían convivir tranquilamente judíos, cristianos y musulmanes, llenándolo de vida y tradición.

Resulta normal caminar por las calles de Alfama  y escuchar en cada esquina la música tradicional portuguesa “Fado”, una música popular de melodías melancólicas y letras sobre el mar, el amor y la cotidianidad y que dentro de este corazón cultural se convierte en la característica principal del lugar.

Dentro del barrio se pueden encontrar la Feira de Ladra (un mercado de calle), el Museo del Fado, el Museo militar (con toda la historia sobre las batallas luchadas por Portugal), la Catedral de Lisboa, Miradouro das Portas do Sol (Mirador para disfrutar del panorama de Alfama y el rio Tajo), Miradouro de Santa Luzia (otro mirador de Alfama y el río Tajo), Panteón Nacional de Santa Engracia y el Miradouro da Graca (Mirador al Castillo Sao Jorge y al centro de la ciudad). Todos lugares maravillosos dentro de este barrio lleno de cultura y tradición.