El Monasterio de los Jerónimos es una de las más grandes joyas de Lisboa. Esta hermosa obra de la arquitectura manuelina fue construida a petición de Manuel I para conmemorar el regreso a Portugal de Vasco da Gama, es una estructura conmemorativa de la época dorada de los descubrimientos. Inclusive, se cuenta que el mismísimo Vasco da Gama y su tripulación rezaron antes de zarpar a la india en una pequeña capilla que se encontraba en el barrio de Belem.  El nombre tan peculiar se debe a que este imponente monumento en un principio albergó a la Orden de Los Monjes de San Jerónimo y en la actualidad es patrimonio del Estado y debido a su importancia ha sido declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

La edificación fue construida en el siglo XVI aunque se concluyeron algunas fases en el siglo XIX y esta diferencia de estilos se puede percibir con más detenimiento al observar el ala occidental y el campanario ya que estas no guardan la misma armonía que el resto de los componentes del monasterio.

En el interior del monasterio existen varios tesoros escondidos dentro de los cuales resalta la iglesia con su emblemática imagen de Nuestra Señora de Belém; el Claustro, que es de los mayores atractivos del monasterio por su belleza arquitectónica aparte de ser la morada de los mausoleos de Vasco da Gama y el poeta Luis de Camoes; su muy famosa fachada, que tiene una longitud de 300m y por último El Museo Nacional de Arqueología, el cual funciona en una de sus alas.

El monasterio abre sus puertas para los visitantes desde las 10:00hrs hasta las 17:30hrs entre Octubre y Abril y hasta las 18:30hrs desde Mayo a Septiembre y tiene un coste de 10€.