La gran Torre de los Clérigos es considerada desde el año 1910, como un Monumento Nacional. Este es uno de los emblemas de Oporto y se mantiene en un marco arquitectónico que describe a la ciudad de manera perfecta.

Tal como la iglesia a la que pertenece, la Torre de los Clérigos se ubica específicamente en el casco historia de Oporto, en Portugal. La estructura fue realizada con una altura de 75 metros de puto granito, de modo que podrás subir con una escalera de más de 240 peldaños, que encontrarás en su interior.

Portugal, en el año 2013, decidió dedicarle una moneda de 2€ en conmemoración. Así como su iglesia, esta Torre está totalmente abierta al publico y permite las visitas durante todo el día y la noche.

Historia de la Torre de los Clérigos

Así como su iglesia, La Torre de los Clérigos también fue obra de Nicolau Nasoni, uno de los mayores exponentes del arte barrocho en Oporto. Su construcción tuvo inicio en el año 1754 y terminó en 1763. Aparte de la torre y la iglesia, los Clérigos también incluyeron una enfermería.

Originalmente, el diseño contaba con dos torres, pero una nunca se construyó. Durante muchísimos años, la Torre de los Clérigos fue reconocida como el edifico más alto e imponente de Portugal entero.

Ubicación y estilo de la Torre

A pesar de que la fachada de la iglesia esté sumamente decorada, la Torre como tal cuenta con 76 metros de altura a los que se sube y se contempla una hermosa vista panorámica de Oporto entero.

Debido a su ubicación, se puede mirar todo Oporto porque la Torre se encuentra en la zona más elevada de la ciudad. Por esta razón, actuó como referencia a muchas embarcaciones que se encontraban en el Duero navegando.