El estado soberano de Reino Unido está compuesto por Inglaterra, Irlanda del Norte, Gales y Escocia y ocupa la isla de Gran Bretaña, ubicada en el noroeste de Europa. Bosques, lagos, pueblos llenos de encanto y grandes ciudades forman parte de esta patria de exploradores donde se han ido forjando a lo largo de los siglos grandes leyendas.

Qué ver en Reino Unido

La visita a Irlanda del Norte lleva implícita una parada a su famosa Calzada del Gigante, un paisaje mágico credo por el enfriamiento de una caldera volcánica que ha formado miles de agujas de basalto y que se encuentra en una esquina al norte de la isla de Irlanda, concretamente en el condado de Antrim.

Su nombre proviene de una leyenda que cuenta la existencia de dos gigantes que continuamente estaban peleando. Uno de ellos se encontraba en la zona irlandesa mientras que el otro en la escocesa. Desde ambos lugares se iban lanzando piedras con la que consiguieron formar una pasarela para llegar hasta el lado del contrincante e intentar vencerlo.

Por otro lado en Inglaterra resulta imprescindible visitar Londres, una de las mejores ciudades de todo el mundo que ofrece barrios tan vibrantes como Camden, infinidad de museos, el famoso Big Ben, la Abadía de Westminster, pubs, el río Támesis, Picadilly Center y uno de sus iconos: la Torre de Londres y su puente.

No dejes de hacer una visita a Stonehenge, unas formaciones megalíticas que resultan de lo más curiosas. Sus dólmenes proceden de la época del Neolítico y se encuentran dispuestos en cuatro circunferencias a las que se les atribuye un poder religioso que hoy en día sigue vivo.

Dentro de Escocia no deberías dejar de conocer su capital, Edimburgo, donde destaca su Castillo situado en el casco histórico de esta ciudad y uno de los más sobresalientes de la Europa Medieval. Pasea por la Royal Mile, una calle repleta de encantadoras casas bajas y de destilerías de su más preciada bebida, el whisky.

Viaja hasta el Lago Ness y descubre la leyenda que dice que dentro de sus aguas habita un monstruo con forma de dinosaurio y al que se conoce popularmente como Nessy. Pero dejando a un lado los monstruos, podrás disfrutar de un conjunto natural de los más bellos del mundo.

En Gales se encuentra el Parque Nacional de Snowdonia, uno de los escenarios naturales más bonitos que encontrarás en Reino Unido y que engloba lagos, bosques y montañas como la de Snowdon, la más grande de Inglaterra.

Gastronomía del Reino Unido

Aunque la gastronomía de Reino Unido puede variar mucho de unas regiones a otra, lo cierto es que hay varias características que unen a sus cocinas, como por ejemplo sus desayunos, que se sirven muy temprano, consisten en huevos revueltos, salchichas, paté, avena, tocino, verduras, pan y té o café.

La siguiente parada para alimentarse es a la hora del almuerzo que suele ser sobre las 13.00 horas, momento en que se aprovecha para comer algún sándwich furtivo. A las 17.00 horas tiene lugar la famosa hora del té, una tradición surgida del Imperio Británico y en el que se acompaña esta bebida de unos rollitos de pasas untados en mermelada.

A la hora de cernar lo habitual es tomar una sopa o un puré de patatas con un bistec con algún acompañamiento vegetal. Sea cual sea el lugar que visites de Reino Unido, no te marches de allí sin probar su popular plato de pescado con patatas fritas al que se conoce como “fish and chips” por supuesto, acompañado de una rica cerveza inglesa.

Clima de Reino Unido

El clima de Reino Unido es de tipo templado oceánico, caracterizado por ser bastante húmedo y por sus frecuentes nieblas, especialmente en invierno, época en la que junto con el otoño también son habituales las lluvias. En cualquier caso las temperaturas son bastantes moderadas a lo largo de todo el año, con una media de 4º C en el mes de enero y de 16ºC en julio.