Ubicada en la Plaza Roja de Moscú, Rusia, se encuentra la Catedral de San Basilio, un templo ortodoxo muy famoso construido durante el mandato del zar Iván el Terrible que cuenta con más de 400 años de antigüedad.

Esta catedral es en realidad una agrupación de 9 iglesias interconectadas por pasadizos y galerías con un aspecto hermoso. Las cúpulas en formas de bulbo con colores llamativos hacen de ella una estructura realmente hermosa.

Según cuenta la leyenda, debido a que Póstnik Yákovlev realizó una construcción tan hermosa con dicha catedral, el zar Iván el Terrible mandaría a que le sacaran los ojos para que no existiera otra obra igual de hermosa.

La construcción fue realizada en base a una promesa realizada años antes, en la cual, si Iván el Terrible lograba conquistar el Kanato de Kazan, construiría un templo.

Dicho y hecho, Iván crearía el templo y el nombre original de aquel entonces sería “Catedral de la Intercesión de la Virgen junto al foso”.

Frente al templo se puede apreciar un hermoso jardín junto a una estatua en honor a Dmitri Pozharski y Kuzmá Minin.

Una vez dentro se pueden apreciar las nueve capillas y el alto campanario.