Descubre el país balcánico de Serbia y algunos de sus lugares más destacables ya sea por su importancia histórica o por su belleza. Y es que aunque es un destino relativamente desconocido, lo más seguro es que te sorprenda cuando lo conozcas un poco más a fondo.

Qué ver en Serbia

En la capital de Serbia, una ciudad llena de historia además de preciosas como es Belgrado, se encuentra la fortaleza de Kalemegdan, una ciudadela antigua muy bien resguardada por grandes muros y un bello parque, ubicada en plena unión de los ríos Sava y Danubio.

No dejes de hacer una de las excursiones más bonitas que se pueden hacer en este país sobre el Sargan Eight, un tren antiguo que viaja a través del paisaje montañoso del país, uniendo el pueblo de Mokra Gora con la estación de ferrrocarriles de Sargan Vitasi. Su construcción comenzó en 1916 y comenzó a funcionar en 1925, siendo hoy una de las atracciones más importantes de Serbia, especialmente para todos aquellos viajeros que desean conocer el país desde una perspectiva diferente.

Un pueblo precioso de Serbia es Subotica. Situado en la frontera con Hungría, destaca por el modernismo de sus calles que se han convertido en un auténtico homenaje al Art Nouveau. Entre sus rincones más relevantes se encuentra el Banco de Ahorros o el Palacio de Ferenc Raichie.

Acércate a conocer las ruinas de Gamizgrad-Romulina, antiguo palacio romano que comenzó siendo un espacio en el que adorar a Rómula, para acabar siendo el lugar de retiro del emperador Galerio.

En lo referente a los monumentos religiosos destaca el Monasterio de Studenica, una edificación que data del año 1190 donde el arte bizantino juega un papel relevante, no en vano durante los siglos XIII y XIV fueron muchos los artistas que plasmaron sus frescos en su interior.

Otro monasterio relevante es el de Visoki Decani. Aunque en realidad pertenece a Kosovo, lo cierto es que los serbios lo consideran de su propiedad. En cualquier caso es un impresionante edificio del siglo XIX levantado por orden del rey Stefan Uros III y cuyos restos descansan allí.

Gastronomía de Serbia

Si hay un símbolo a nivel gastronómico en Serbia, son sus platos de carne a la parrilla, siendo uno de los más populares los cevapcici, carne de vaca picada y enrollada en forma de cono que se hace a la parrilla y se sirve con cebolla muy picada.

Las hamburguesas de carne de vacuno, las albóndigas rellenas con jamón y queso, las salchichas, las chuletas de cerdo, las brochetas y las tiras de carne ahumada, son otros de los platos que se preparan de esta manera y que resultan deliciosos.

No te marches sin prober el karađorđeva šnicla, un filete que lleva el nombre del líder del primer levantamiento de Serbia contra los turcos y que consiste en un relleno de carne de vaca enrollado, que se sumerge en huevo y después se reboza con pan rallado para freírlo posteriormente. Se sirve con salsa tártara y con un riquísimo vaso de vino. Sin duda un verdadero manjar.