Disfruta de Suecia, un auténtico paraíso para cualquier viajero donde el agua y el aire son tan limpios como el mismo cristal. Bosques vírgenes, lagos impresionantes e historia de vikingos, van a conseguir que no te aburras ni un instante en este destino.

Qué ver en Suecia

En la isla de Lovo se encuentra el Palacio Drottningholm, Patrimonio de la Humanidad. Este lugar que se encuentra a escasos 10 kilómetros de distancia del centro de la ciudad de Estocolmo, parece sacado de un cuento de hadas. Hoy en día este palacio es la residencia oficial de la Familia Real sueca.

Asegúrate de hacer una visita al pabellón chino que data del año 1700 y de dar un paseo por su pintoresco parque con esculturas de bronce. Si accedes al Museo del Teatro podrás contemplar increíbles trajes de época y en su Teatro se siguen llevando a cabo actuaciones durante el verano.

Descubre la “Venecia del norte” como se conoce a Estocolmo ya que el agua se encuentra por todas partes entre las treinta mil islas que conforman un maravilloso archipiélago. En algunas de las mismas podrás ver sus populares casas de madera de color amarillo y rojo, mientras que otras islas permanecen vírgenes totalmente.

Haz una visita a la primera ciudad de Suecia, Sigtuna. Fundada en el año 980 d.C. en la era vikinga, este idílico lugar se encuentra junto al lago Malaren rodeado de un verde y exuberante paisaje al norte de Estocolomo.

Conoce la ciudad de Visby repleta de iglesias casi todas ellas en ruinas y con una gran historia medieval a sus espaldas. En la isla de Gotland se encuentra este destino amurallados de pintorescas calles adoquinadas y con numerosos edificios de madera pertenecientes a los siglos XVII y XVIII. Conocida como la “perla del mar Báltico”, ha sido nombrada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Si quieres conocer la mayor hazaña de ingeniería sueca, acércate hasta el Canal Gota que se encarga de unir Estocolmo y Gotemburgo. Su origen se encuentra a principios del siglo XIX y cuenta con casi doscientos kilómetros de longitud. Experimenta la sensación que supone montarse en un crucero para disfrutar de una manera diferente de este lugar.

En Kiruna, la ciudad más septentrional de Suecia, podrás contemplar el sol de medianoche desde mediados del mes de mayo hasta mediados del mes de julio. Además es el pueblo de comuna más grande de todo el país y a escasos diecisiete kilómetros del mismo se encuentra el primer hotel de hielo construido en todo el mundo.

Un poco más hacia el oeste se encuentra Abisko, a unos doscientos kilómetros del Círculo Polar Ártico y dentro del óvalo auroral, por lo que no te resultará nada difícil disfrutar del espectáculo mágico que ofrecen las auroras boreales. Si tienes algo de tiempo, no dejes de visitar la increíble Aurora Sky Station.

Gastronomía de Suecia

Al ser un país con un clima bastante frío, es normal que sus platos tengan un carácter muy contundente. El pescado abunda en este destino donde el arenque y el salmón son los reyes, aunque también es notable la carne de algún animal salvaje o exótico como el alce o el reno.

Prueba el kottbullar, unas albóndigas de carne picada que se sirven bañadas en salsa junto con patatas, mermelada y ensalada. Uno de los aperitivos más populares es el gravad lax, consintente en una tostada con rodajas de salmónn curado, sal, pimienta negra, eneldo, azúcar y mostaza. No dejes de pedir cualquiera de estos platos en los restaurantes del país y descubre la maravillosa cocina sueca.