Suiza, la ciudad del chocolate y el queso, de prados verdes, de ciudades medievales, de paisajes alpinos y de pueblos de cuento, es sin duda un destino que tiene que ser visitado como mínimo, una vez en la vida.

Qué ver en Suiza

Bañada por el Lago de los Cuatro Cantones se encuentra la ciudad medieval de Lucerna, seguramente una de las más bellas de Europa. Sobresale en la misma el Kapellbrücke, un puente de madera del siglo XIV impresionante que junto con el monumento al León Moribundo y su Catedral, son visitas que no puedes perderte.

Interlaken es otra de las ciudades más bonitas de Suiza. Rodeada de grandes montañas y de lagos, destaca por su maravilloso entorno natural, con el lago Brienz y Thun a la cabeza. Pasear en barco por ellos es una de las actividades que no puedes dejar de hacer al llegar aquí, al igual que caminar por los pueblos homónimos que se encuentran a orillas de ambos lagos.

Haz una visita a la capital de Suiza, Berna. Puedes comenzar visitando su mirados del Rosengarten para disfrutar de este espacio medieval que bordea el río Aare. Su casco antiguo está considerado como Patrimonio de la Humanidad y se encuentra repleto de increíbles fuentes, torres, edificio levantados en piedra arenisca y su fabulosa Catedral.

Otra ciudad medieval suiza que merece la pena ser visitada es Friburgo. Rodeada de acantilados y de un monte, este destino está cruzado por el río Sarine que la divide en dos partes. El Pont du Milieu y el de Berne, son dos de los quince que cruzan dicho río, por los que no deberías dejar de dar un paseo. En su casco antiguo lleno de edificios de estilo gótico ddel siglo XV, cabe destacar la Catedral de San Nicolás.

Si tienes la oportunidad de visitar las Cataratas del Rin, disfrutarás de un espectáculo de lujo. Al norte de Suiza y muy cerca de la frontera con Alemania, se encuentra este salto de agua, considerado como el más grande de toda Europa Central con sus cascadas de 150 metros de ancho y 23 metros de alto, rodeadas de miradores donde podrás verlas más de cerca y escuchar el estruendo ensordecedor de sus aguas.

Berna

Berna

Son muy pocas las ciudades de Europa que conservan tan …

Ginebra

Ginebra

Muy cerca de los Alpes y junto al lago Lemán, …

Zurich

Zürich

Al norte de Suiza se encuentra la ciudad más grande …

Lucerna

Lucerna

Lucerna es una ciudad de Suiza, pequeña en territorio pero …

Gastronomía de Suiza

La cocina de Suiza se encuentra influenciada por muchas otras como la francesa, la alemana y la italiana. Pero si hablamos de los ingredientes principales que se utilizan a la hora de preparar los platos de este país, sin duda son las carnes y el queso.

Con ellos se elaboran recetas tan típicas como el berner platte, un estofado de diferentes tipos de carne y por supuesto, la fondue de queso, un plato consistente en derretir queso, sobre todo de gruyere, que se come introduciendo un trozo de pan dentro del mismo y que resulta simplemente delicioso.

En cualquier caso el queso suizo es reconocido en cualquier parte del mundo, no en vano Suiza produce más de 450 tipos de quesos diferentes y su calidad no se puede comparar con ningún otro. El chocolate también es otro de sus ingredientes estrellas y se consume en todas las fiestas del país, sobre todo en Pascua, momento en que los mercados se llenan de conejos y de huevos de chocolate.

Tradiciones de Suiza

Una de las celebraciones más importantes de este país es el 6 de diciembre, cuando se celebra San Nicolás, día en que los niños recitan poemas a San Nicólas a cambio de dulces. Como curiosidad decir que no es hasta la misma Nochebuena cuando se decora el árbol de Navidad y la manera típica de hacerlo es con velas.

Seguramente oirás durante tu visita a Suiza en algún momento el canto a la tirosela, utilizado en la antigüedad por los granjeros para comunicarse. Hoy en día el mismo es interpretado por grupos de entre dos y cinco personas, especialmente en la zona francesa y alemana del país.