Berna es la ciudad con más sitios turísticos e históricos de todo Suiza, comenzando por la más impactante construcción gótica tardía de todas: la Catedral de Berna. Esta basílica se caracteriza por contar con tres naves que juntas coronan los tejados del casco histórico de Berna, que en general, se encuentra rodeado por el río Aar. 

Esta iglesia ha sido una de las construcciones más importantes de toda la ciudad, además de la más grande entre las construcciones sagradas. El tiempo de construcción fue largo, comenzando en 1421 y finalizando en su totalidad en 1893. 

Una de las características más preciosas de esta construcción, es el diseño imperioso del Juicio Final destacado en el portal de la catedral. Además, si a esto se le suman los 312 escalones que se encuentran por encima de la entrada, se llega hasta el mirador de la obra, alcanzando los 100 metros de altura. 

Todos los que visitan este mirador, observan la belleza panorámica de la ciudad, incluso alcanzando a observar las montañas nevadas del Oberland Bernés. Gracias a todo lo que esta catedral engloba, la misma se categoriza como la iglesia bajomedieval más importante de todo el país. 

Conociendo la Catedral de Berna

Como hemos mencionado, la Catedral de Berna es la construcción más grande y llamativa ubicada en el Casco histórico de la ciudad. Sus puertas se encuentran abiertas en cualquier estación del año, incluyendo el invierno, con un horario variado que se acopla a cada estación. Su imponente tamaño hace que esta iglesia gótica sea un punto clave para visitar en Berna, especialmente porque la imagen que refleja el juicio final, es la misma que se mantuvo intacta cuando el monumento se estaba reformando. Cada turista se siente atraído por sus detalles, por lo que no puedes dejar de visitar esta grandiosa iglesia.