El Parque de los Osos, también conocido como Bärengraben, es uno de los parques más importantes de toda Berna, la capital de Suiza, especialmente porque estos animales fueron durante largos años los pobladores más extensos de la ciudad, tomándose en cuenta hoy en día como el símbolo de Berna. 

Si se observa con detalle el escudo de Berna, se detalla la imagen de un oso pardo, y si detallamos a fondo el nombre de la capital de Suiza, te darás cuenta de que “Bär”, significa oso y es una palabra alemana. Debido a todo esto, los osos han sido tomados en cuenta en todo momento como parte importante de la historia de la ciudad, creando así para ellos un lugar especial.

El Parque de los Osos se encuentra ubicado a los alrededores del río Aar, siendo este un lugar especial para ser visitado por familias, ya que es apto para niños y adultos. En este lugar, los osos se hallan sueltos y caminando con libertad por todo el lugar, descansando en la mayoría de las ocasiones y saltando hacia la zona del río que tienen permitido. 

Estos osos no son catalogados como simples animales, sino como parte importante de todos los berneses, por lo que los alimentan de forma saludable y les permiten vivir en las mejores condiciones posibles. Por esto, ninguno de estos animales se ha quejado. 

Visitando Bärengraben

El parque se caracteriza por contar con una entrada gratis y abierta a cualquier hora del día, y un gran número de calles guía que permiten la observación directa de los osos en su hábitat natural, lo que fascina a todos los niños por su peculiaridad. La intención es fomentar la salud y el amor por estos osos, ya que no se tratan de una atracción turística común, sino de una enseñanza en base a la vida de estos animales silvestres que formaron las bases de la historia de Berna.