Bahnhofstrasse, posiblemente una de las calles más conocidas del mundo es considerada como la más cara. Es un símbolo del poderío suizo. En ella podrás encontrar las tiendas más exclusivas de moda, arte y especialidades de Zürich. El bulevar comercial fue creado tras la construcción de la estación central, donde se centralizan todos los trenes de la ciudad.

Con sus 1.4 kilómetros de longitud, conecta el Lago de Zürich con la estación principal de trenes. La calle es famosa por sus grandes almacenes y tiendas de relojes, además enParadeplatz encontrarás el centro bancario suizo, digno de ver. Desde luego es una de las visitas indispensables que tienes que hacer si viajas a Zürich, aunque sea sólo por ver los escaparates y sus precios prohibitivos.

Además de ser una de las calles más transitadas de todo Zürich, en verano podrás hacer un viaje hasta el lago dando un buen paseo y en invierno disfrutar de un buen vino o chocolate calientes en cada rincón de la calle. Sin duda, una visita que no puedes perderte para decir que estuviste en la calle más cara del mundo.