En el centro de Turquía se encuentra la región de Cappadocia, famosa mundialmente por sus formaciones geológicas, especialmente sus conocidas como “chimeneas de las hadas”, sus ciudades subterráneas y sus iglesias en cuevas. Hoy vamos a enseñarte los lugares imperdibles que tienes que ver en este destino.

Qué ver en Cappadocia

Uno de los paisajes más bellos que se pueden ver en Cappadocia es en el Valle de las Rosas y el Valle Rojo. Ubicados uno junto al otro, es muy sencillo recorrer los dos lugares en el mismo día y caminando. Otro lugar que te va a dejar con la boca abierta es Pasabar o el Valle de los Monjes. Aquí podrás contemplar algunas de las chimeneas de altas más altas de la región y algunas de ellas unidas entre sí. No dejes de entrar en las cuevas que se encuentran excavadas en las mismas y donde los monjes solían esconderse, de ahí su nombre.

En la localidad de Uçhisar se encuentra el castillo homónimo donde podrás subir a su parte superior que está considerado como el punto más elevado de toda Cappadocia desde donde puedes incluso llegar a ver el monte Erciyes. Una excursión ideal es ir atravesando el Valle de las Palomas desde aquí a Göreme caminando, ya que la distancia es de tan solo 5 kilómetros.

Una vez en Göreme tienes que ver necesariamente su Museo al Aire Libre que cuenta con diferentes monasterios ubicados uno al lado de otro, con capillas cuyas paredes se encuentran cubiertas de frescos.

Acércate hasta el Valle de Devrent también conocido como Valle de la Imaginación, debido a que muchas rocas tienen formas de lo más curiosas que recuerdan distintos animales y objetos. Otra de las cosas imprescindibles que hay que hacer al visitar Cappadocia es volar en globo, una experiencia mágica donde las haya y que podrás llevar a cabo siempre que las condiciones meteorológicas lo permitan.

Haz una visita a algunas de las ciudades subterráneas más importantes de Cappadocia como son Kaymakli, la más extensa, y Derinkuyu, la más profunda. Las dos se encuentran al sur de Göreme y comenzaron a excavarse en tiempos de los hititas, siendo el hogar de diversos pueblos durante siglos.

Gastronomía de Cappadocia

Otro de los atractivos de Cappadocia es su gastronomía de la que no puedes dejar de probar sus entrantes, siendo las sopas de verduras y de lentejas de los más populares. También son muy habituales las ensaladas como la del pastor, elaborada con tomate, lechuga, perejil y pimiento. Muy parecido a la ensalada es el cacik, un plato preparado con pepino, manteca, ajo, yogur y aceite de oliva.

Entre los postres vas a encontrar exquisiteces como el sekerpare o la baklava, éste último una especi de crepe bañado con caramelo de limón omiel y espolvoreado con pistacho molido. El kayak, muy parecido al membrillo pero preparado con calabaza, es uno de los mejores postres que vas a probar en tu vida y mucho mejor si lo acompañas con un intenso café turco.

Una mención aparte van a merecer los vinos de esta región que han alcanzado una gran fama internacional, aunque bien es cierto que todavía no llegan al nivel de los franceses o los españoles. En cualquier caso la tierra volcánica en el que se cultivan sus vides, parece que son especialmente propicias para conseguir unos vinos de auténtica calidad.